Cuchillo nuevo de material reciclado

Un buen cuchillo es la herramienta esencial para cualquier persona a la que le guste el campo, la montaña o vagar por la naturaleza en general. Hay literalmente miles de opciones en el mercado, desde navajas sencillas a muy buen precio (personalmente soy muy fan de las clásicas Opinel) hasta carísimos cuchillos de características muy específicas y aceros ultramodernos de varios cientos de euros.

Yo, como soy así de friki, decidí fabricarme uno con materiales que tenía por ahí tirados (mentira, la lima la compré por menos de 2 euros en un mercadillo de segunda mano ;), pero la intención es lo que cuenta).

Lo primero es investigar; y resulta que usar limas viejas para have cuchillos no es nada nuevo. Vale la pena perder algo de tiempo viendo los variados vídeos y artículos publicados en internet, dejo como ejercicio para casa hacer una búsqueda, pero mi inspiración principal vino de www.motherearthnews.com.

En cuanto tuve en mente la idea general de lo que quería hacer me puse a buscar la materia prima. No me costó mucho encontrar en una tienda de segunda mano un cajón lleno de herramientas oxidadas. Me decidí por una lima bastante grande (de hecho, demasiado grande, pero eso no lo supe hasta bien avanzado el proyecto) que me costó 1,75 €. No lo sabía en ese momento, pero se trataba de una lima de la marca Nicholson que, parece ser, están hechas de muy buen acero.

Inicio del proyecto: una lima y una plantilla de papel

¡Manos a la obra! Después de destemplar el acero se hace más «blando» y se puede trabajar con lima y lijadora de mano. El resultado de varias horas de trabajo es el siguiente:

El cuchillo va tomando forma después del lijado inicial

 

En la siguiente fase, el lijado de la hoja, es importante usar varios grados de papel de lija, pasando del más grueso al más fino alternando la dirección de los movimientos para poder detectar las rayas dejadas por la lija anterior y eliminarlas. Yo uso 80, 120, 400, 600 y 1200. Este último proporciona prácticamente un acabado pulido de espejo.

Lijado de la hoja con diferentes grados de papel de lija

 

Una vez contentos con el resultado debemos volver a endurecer el acero para que tenga calidad de herramienta y se mantenga afilado. No entraré en detalle en el proceso ya que hay muchos artículos muy técnicos disponibles en internet; básicamente hay que calentar el acero haste que deje de ser magnético y enfriarlo en aceite, esto se puede repetir varias veces. El acero se vuelve otra vez muy duro (una lima debería resbalar por la superficie y apenas dejar marca). En este estado también es frágil y puede partir si se golpea. Hay que volver a templarlo para que se vuelva algo más flexible. Esto se puede hacer en un horno convencional.

Toca volver a limpiar la hoja y lijar hasta eliminar los residuos del tratamiento de calor antes de proceder al siguiente paso.

Pegamos las cachas de madera (también reciclada) con un pegamento epoxy de dos componentes. También añado unos pasadores de latón para que la sujeción no dependa solamente del pegamento.

Sujetamos las cachas de madera

 

Cuando todo esté seco volvemos a la lijadora y damos forma al mango. Una vez satisfechos pasamos otra vez papel de lija, esta vez solamente hasta grano 600 y aplicamos varias capas de aceite (para mangos de cuchillos recomiendo el aceite danés ya que contiene barnices), dejándola secar y penetrar en la madera. Así aseguramos una cierta impermeabilidad.

Acabado del mango de madera con aceite

 

Y finalmente obtenemos una herramienta muy robusta, versátil y, sobre todo, barata (si no contamos la inmensa cantidad de horas invertidas 😉 ).

El cuchillo terminado

Evidentemente no se puede andar por ahí con un cuchillo de estas dimensiones en el bolsillo, así que también hay que hacerle una funda adecuada, pero eso es material para otro artículo. Por ahora os dejo el producto terminado y un vídeo:

El cuchillo en su funda de cueroReverso de la funda con logotipo

 

Lucas Vieites

Lucas Vieites is a free software enthousiast. He works as an Application Support Engineer using technologies such as Linux, Javascript, Java, SQL, etc. to create and support IT solutions for real world problems. He has recently followed his parents' footsteps and has left Spain to settle in the Netherlands.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *